COVIDIOTA, OTRO NEOLOGISMO DE LA ERA COVID.

 
Escuchar los argumentos del «Covidiota» medio es tan estimulante como hacer la declaración de la renta. Después de casi 17 meses de restricciones todos tenemos ganas de salir sin que nos llamen la atención, campar a nuestras anchas y hacer esa vida española que tanto nos gusta. Pero todavía y por el bien de todos hay normas sanitarias vigentes. Tener «más ganas de» que tu, no puede ser argumento de libertad  en una pandemia. Aquellos que no tienen el suficiente ancho de banda emocional para entender esto, ya tienen su calificativo.

 

¿Qué es un Covidiota?
«Una persona que se niega a cumplir las normas sanitarias dictadas para evitar el contagio de la covid». El término fué acuñado en Estados Unidos en marzo de 2020 y se reconoció por primera vez en un glosario británico, el Oxford Advanced Learner’s Dictionary.
En España, la RAE registra el uso de covidiota en su Diccionario Histórico aunque todavía no ha aceptado la palabra. El Diccionario Histórico de la Lengua Española, tiene como función «describir en su integridad (en el eje diatópico, diastrático y cronológico) la historia del léxico de la lengua española».
Son muchos meses de pandemia y no es de extrañar que se haya viralizado lo que empieza a parecerse a un «covidioma», con creaciones como «covidnoico», «covidfobia», «coronadivorcio», «coviditis», «coronabebé», «coronahisteria», «covidcidio», «covidfiesta» o «covidiano», es decir lo opuesto a covidiota.
 
¿Covidiota o negacionista?
No son la misma cosa pero comparten inquietudes. Digamos que el negacionista es un analfabeto científico a tiempo completo mientras que el covidiota es un anarquista científico a tiempo parcial.
Un negacionista te mirará fijamente desde la televisión con esos ojos que sostienen la mirada al mismo sol y con esa inteligencia de fuego para convencerte de que todos los sanitarios del planeta tierra trabajan una confabulación dirigida por Bill Gates y el Club Bilderberg, entre otros pícaros, con el propósito de adueñarse de la especie humana para esclavizarla a su servicio. El nivel de erudición negacionista y su capacidad argumental simplemente tiene la credibilidad de un horóscopo.
El covidiota por otro lado está cansado de llevar la mascarilla -¿y quién no?- y decide no ponérsela para estar más cómodo (sobre todo ahora que empieza el calor y ya tenemos ganas de celebrar la vida), poniendo en peligro la salud de los demás y la suya misma.
Los (¿intencionalmente?) desnortados motivos de los gremios negacionista y covidiota son tan planos como el encefalograma de una momia. Se aferran a su sempiterna «plandemia» siendo incapaces de demostrará. Porque no pueden. Son en su mayoría ciudadanos anónimos, aunque también han querido «subirse al carro» un puñado de celebrities en decadencia en busca de su trasnochada cuota de fama. Afortunadamente estos forajidos del sentido común son una minoría y por qué no decirlo, las teorías conspiranoicas y distópicas si vienen de la mano de George Orwell o Aldous Huxley, mucho mejor.
También, y para concretar más en su descripción, se les puede reconocer por la calle porque el covidiota y su pandilla están bebiendo ron con Coca-Cola en el parque (sin distancia social ni mascarilla) mientras que el negacionista pasea con un cucurucho de papel de aluminio en la cabeza.
Era de esperar que los argumentos de estos grupos inspirasen tanto a humoristas como al mundo del rock and roll con canciones como esta.
Bromas aparte, no hagamos idioteces porque entre todos ya casi tenemos al Covid derrotado :).
PD: el papel de aluminio actúa como un escudo que protege las ondas del cerebro (y las ideas de cada uno) frente a ataques y manipulación externa con tecnología tan fiera y desalmada como lo es el 5G.

 

Syllabus is the school for the people who Spanish

ELLE, EL PRONOMBRE DE LA DISCORDIA.

.

 

Desde hace unos meses me llevo topando con el término «Elle» en un contexto que no conseguía encajar. No tardé en descubrir que no se trataba de una campaña de publicidad subliminal de la famosa revista de moda francesa dirigida a mujeres; ni de una exaltación de la tercera persona del singular en francés; ni de una espontánea reivindicación feminista gala al más puro estilo de la Nouvelle Vague.

 

Revista de moda Elle.

Anna Karina, musa de la Nouvelle Vague.

 
 
 
 
 
 
 
Que va, que va, la cosa estaba más cerca.
 

EL CARÁCTER ESPAÑOL REFLEJADO EN 12 ARTISTAS GENIALES

 

 

No es nada fácil elegir a 12 personalidades enormemente creativas e influyentes de la cultura española del siglo XX. Siempre va a faltar alguien. Y eso es porque España es un país que rebosa arte, imaginación, alegría e inteligencia creativa. Los artistas -con mayúsculas- que vas a encontrar a continuación son una miscelánea de músicos y cantantes, pintores, cineastas y escritores, pero también son el puro reflejo del carácter español presente en su legado, que ya sabemos que es un cóctel bien mezclado de despreocupación, osadía, generosidad, optimismo, sacrificio, lealtad, disfrute de la vida, pero también somos de condición perezosa, contradictoria, rebelde, altisonante y un poco temeraria.

Lo que nadie puede negar, lo que nos diferencia del resto del mundo es la capacidad que tenemos para hacer de la vida un arte, bañando de gozo cada gesto, cada movimiento, transmitiendo esa autenticidad enraizada en nuestra propia naturaleza.

LA ETERNA CONTRADICCIÓN ESPAÑOLA Y EL FALSO PESIMISMO EN EL NUEVO MUNDO.

Ilustraciones cortesía de Nikoko.

.

CONTRADICCIÓN ESPAÑOLA

A menudo me encuentro en medio de la misma conversación. En realidad es una conversación «bitópica» (valga el vocablo recién inventado) en la que por un lado se alaban las bonanzas y la calidad de vida española para, acto seguido, oscurecer nuestra buena estrella en un súbito y bipolar cambio de juicio.

.

.

«No sabemos lo que tenemos…», o «en España se vive como en ningún otro sitio», o, «la calidad de vida española es la mejor del mundo»… ¿Te suenan todos estos tópicos? Si España es un lugar tan maravilloso para nacer, ¿Qué nos pasa a los españoles? ¿Somos unos pesimistas patológicos? ¿Somos incapaces de apreciar todo lo bueno que tenemos?

LOS ESPAÑOLES EN EL MUNDO EN PAUSA

.

Decía Hemingway que «el océano merece que se escriba sobre él tanto como lo merece el hombre» y tenía razón, sobre el hombre se ha escrito mucho y nos acordamos mucho de «él» cuando nos vemos amenazados por algún terror desconocido o infravalorado, que se ha hecho viral -como se dice ahora- y nunca mejor dicho.

Todo el planeta parece haber entrado en una suerte de conexión empática a raíz del Coronavirus. En las últimas semanas las circunstancias (las cifras, la incertidumbre, el aislamiento) han disparado nuestra consciencia del ahora, porque ha sido ahora cuando hemos descubierto que tenemos menos poder del que creíamos. Somos vulnerables. Efímeros como los copos de nieve que caen sobre un charco.

NUESTRO PROPÓSITO PARA 2020

.

Apuntarse al gym, dejar de fumar, limitar el uso del móvil, volverse definitivamente vegano, ser un zen de verdad (y no de Instagram), sonreír 120 veces al día, viajar más, ser más sociable, encontrar novio o novia, aprender 1 idioma nuevo…

La lista puede hacerse interminable. Te recomendamos que comiences con acciones sencillas y realizables para que no termines desanimándote. Con los 8 primeros te deseamos lo mejor, con un poco de voluntad se puede conseguir lo que se quiera o como decimos en España, «querer es poder», pero con el último propósito para 2020 te podemos ayudar si el idioma que quieres aprender es el español.

JOKER, TAMBIÉN NOS HAS TRAÍDO UN PUÑADO DE LÉXICO.

.

Incluso antes de estrenarse, Joker se anunciaba como el gran éxito de 2019. La película protagonizada por Joaquin Phoenix  y Robert De Niro es excesiva se mire como se mire: a día de hoy ya es una de las películas más taquilleras de la historia con una recaudación cercana a los 1000 millones; los críticos -eso sí, exceptuando a los más puristas- fluctúan entre la exaltación y la alabanza permanente de un fenómeno con asomos de tendencia urbana. Y por supuesto es excesiva argumental y cinematográficamente. La historia en la que un individuo experimenta una auto liberación brutal no es nueva. Ya lo vimos en Taxi Driver de Martin Scorsese, aquel antihéroe cruzado y en estado de gracia que ejerció su revancha homicida contra un Nueva York enviciado.

En Joker, (tranquilos, no hay spoilers aquí) el espectador participa en la exploración psicológica de un cómico fracasado que solo quiere abrirse camino en la vida, pero se da de bruces, entre otras cosas con su propio pasado.

María Félix, «la Doña», la mujer que pudo reinar en Hollywood.

.

Ni Ava Gardner, ni Elizabeth Taylor, ni Rita Hayworth, ni Sofía Loren. Todas ellas a la vez. Se llamaba María Félix y fue la diva indiscutible de la Época de Oro del cine mejicano. Hoy en Syllabus Blog rendimos homenaje a esta mujer arrolladora.

La Doña

Nació en Sonora, Méjico, el 8 de abril de 1914 y murió exactamente 88 años después. Fue una mujer hecha a sí misma. Ya de niña apuntaba maneras, se sentía más a gusto trepando árboles y perfeccionando sus dotes de amazona -llegó a convertirse en una jinete experta- que con las aficiones convencionales de las jóvenes. Profesionalmente fue descubierta (un día cualquiera mientras paseaba por una calle de Ciudad de Méjico), por el director de cine Fernando Palacios, a través de quien consiguió su primer papel, el drama romántico El peñón de la ánimas de 1942 junto a Jorge Negrete, con quien se casaría 10 años después.