Un menú variado de expresiones

IMG_3579_20140627191919698

 

Nuestra cultura popular hace milagros con el habla. Si además tenemos en cuenta que la comida es creativa, habitual  y estimulante,  no tiene que extrañarnos que el lenguaje esté  trufado de las más variopintas expresiones dispuestas a comerse el mundo.

¿Cuánto tardaría un extranjero con un nivel medio de español, recién llegado a España y sentado en un restaurante en darse cuenta de que la carta sobre estas líneas es una broma?

Si hay un país que ha sabido “cocinar” como ningún otro toda una cultura culinario-expresiva, ése es España. La relación de expresiones españolas que directa o indirectamente están  relacionadas con la gastronomía y los productos comestibles es tan extensa como ingeniosa. Algunos de estos modismos son fáciles de descifrar atendiendo a su contexto, como en más largo que un día sin pan o está como un queso o es un bombón pero ¿a quién se le ocurriría pensar que de uvas a brevas significa muy de vez en cuando o que estar más tieso que la mojama equivale a estar sin un céntimo?

El vino, el pan, la repostería,  la fruta, el pescado, los embutidos, la carne, los dulces, las legumbres, las verduras, las especias, los lácteos,  ¿me dejo alguno? A medida que fluyen estas palabras  me doy cuenta de que la pirámide nutricional alimenta de manera  enriquecedora  nuestro léxico, o para no perder el hilo del artículo, se sale del plato.

Nos  interesa a parte de su significado, conocer la etimología de este conjunto de expresiones y de términos  ya que supone  el mapa que resuelve el misterio.  Misterio para nuestros alumnos y también para nosotros los docentes.  Es natural que queramos saber el porqué, el de dónde, el cuándo y el cómo usar estas expresiones, es curiosidad  pura e interés por enriquecer nuestro lenguaje e ir más allá. ¿Alguien sabe por qué  arroz con mango, como dicen en Cuba, significa desorden o por qué el que corta el bacalao es el que manda?  Fíjate en el siguiente ejemplo. El sustantivo  “leche” tiene mucho potencial fuera de la nevera, en el discurso cotidiano:

Ir a toda leche (“to go full milk”). Significa ir muy rápido. Ejemplo:  siempre camina a toda leche  cuando algo le interesa.

¡La leche! (“the milk”). Se puede traducir como ¡madre mía!  Si nos referimos a una persona y dependiendo del contexto puede significar eres el mejor, el peor, un artista, un temerario, un idiota, alguien maravilloso, un “maestro”… Ejemplo: ¡tío eres la leche! Vaya ocurrencias tienes…

¿Qué leches…? (“What milks…?). ¿Qué demonios…? o también  ¿Qué coño…? Ejemplo: ¿Qué leches pasa con nuestra selección de futbol?

La leche de (“the milk of”). Significa mucho/muchos de algo. Ejemplo: este verano vienen la leche de grupos británicos al festival.

¡Esto es la leche! (“this is the milk”). Cuando algo nos parece muy intenso, importante o espectacular decimos que es la leche. Ejemplo: el temporal arrasó la bahía. Fue la leche.

Y por último, estar de /tener mala leche (“to have bad milk”). Estar/ tener  mal humor, estar enfadado o tener” mala idea”. También utilizamos con el mismo significado tener mala uva (“to have bad grape”).

Me gustaría deciros que este artículo surgió a partir de la duda de un alumno. Quería saber por qué a los ladrones se les llama “chorizos“, cual era la conexión. Tuve que documentarme para poder responderle con criterio: el término chori proviene directamente del caló, lengua utilizada por el pueblo gitano para referirse a lo relacionado con el acto de robar, a partir de ahí el español transformó la palabra en algo más conocido.

Espero que nuestro antiguo alumno haya aprendido muchas  más expresiones, o ya que estoy en plan “cocinita” debería decir que las haya aprendido como churros.

 

Syllabus, la escuela joven de español para los amantes del español te ofrece un programa de aprendizaje y de actividades único en Santander, España. Las clases de español se complementan con cursos de surf, equitación, vela, cata de vinos, turismo rural, taller de cocina española (¡cómo no!) y todas las experiencias que hacen que la lengua y cultura españolas estén vivas.

Syllabus, the young Spanish school for Spanish lovers offers you a unique, activity-packed Spanish language learning program on-location in Santander, Spain. Language  instruction is complemented with surfing lessons, horse riding, sailing,  wine tasting, rural excursions, Spanish cuisine workshops (of course!) and all the other experiences that make Spanish language and culture come alive. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *