Sin perder el ritmo.

20170822_193213_20170822200403580-01

 

Unos niños corren asilvestrados por la calle. Corren inquietantemente salvajes con sus caretas, conscientes de su poder y coordinados en una euforia arrolladora. Eso es lo que vemos en el vídeo del grupo británico Kaiser Chiefs cantando Never miss a beat.

What did you learn today?
I learnt nothing
What did you do today?
I did nothing
What did you learn at school?
I didn’t go
Why didn’t you go to school?
I don’t know

It’s cool to know nothing
It’s cool to know nothing

 

¿Por qué hicieron un video de unos chavales que quieren causar el pánico entre los vecinos? Esa es la cuestión, no fue eso lo que hicieron.

Las imágenes están ahí y nosotros, los observadores, debemos sacar conclusiones. ¿Gamberros ociosos disfrazados?, demasiado obvio. Tampoco parece tener tintes políticos. ¿Las consecuencias del absentismo escolar?, eso ya lo dice la letra. Buceemos un poco más.

Hay algo que sabemos, los niños juegan y experimentan, no se aburren. Aprenden unos de otros muy rápido. Jean Piaget (psicólogo y pedagogo suizo de renombre internacional) decía que “la infancia es la fase creadora por excelencia”. Piaget  a diferencia de los psicólogos que le precedieron, nos descubrió un niño mucho más creador, constructivo y original, que posee teorías sobre la realidad. El denominador común de su obra es que la vida es una creación continua de formas que nos enriquecen constantemente logrando que nuestra inteligencia evolucione. Según el profesor, cuanto más interactúe el niño con el medio que le rodea, más se desarrollará intelectualmente.

A partir de esto y volviendo a la declaración de principios indie de los Kaiser Chiefs, es fácil descifrar el significado de la canción: retrata lo importantes que son los jóvenes, su potencial intelectual, emocional y creativo. Nos recuerda que no debemos infravalorar sus capacidades, más allá de las notas del colegio y de lo socialmente establecido.

Sin perder el ritmo, sin perder el pulso, impulsando nuestras mejores cualidades dejando que fluyan de forma constructiva -el tono de motivador televisivo me ha salido sin querer-, ¿cuántos profesores hacen eso con sus alumnos? Los buenos sistemas educativos, fijémonos en Finlandia, ponen el foco en la creatividad del alumno y en la excelencia del profesorado.

Aunque no lo veamos, ellos, los niños, no pierden el ritmo. Nosotros tal vez sí.

 

También te puede interesar este artículo: La educación para alcanzar la libertad.

 

Syllabus is the young Spanish school for the people who ♥ Spanish

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>