Héroes

 Star Wars

El héroe en la ficción debe aprender para superar epopeyas extraordinarias. Star Wars.

 

En 1977 David Bowie publicó el disco Low en el que se puede escuchar el clásico y atemporal  Heroes. Una canción de una cadencia poderosa cargada de imágenes épicas: «ser héroes solo por un día» o «por siempre». El valor del tiempo queda patente en un  mensaje romántico, de Romanticismo, como un grito desde el más allá suplicándonos  que cojamos las rosas antes de que se marchiten. Para que vivamos el momento.

El héroe Byroniano que canta Bowie contrasta con otro «héroe», su admirado Luis Buñuel autor de la película preferida del cantante, Un perro andaluz, dirigida e interpretada por él mismo en 1929.

Buñuel fue un transgresor en su momento. Se la jugaba. Rompió las reglas narrativas con su cine provocador  asumiendo un riesgo superado con creces por su éxito internacional. Un creador influenciado por el surrealismo. Quijotesco para algunos, idolatrado por otros e imprescindible para todos.

Este artículo va de héroes.

El héroe de hoy ya no es lo que era (en el mejor sentido de la palabra), sus «hazañas extraordinarias» para salvar a la humanidad ahora están directamente conectadas con la justicia social y la solidaridad. Su «poder sobrehumano» radica en lo intelectual más que en lo físico. En nuestros días el héroe alcanzará la gloria deteniendo una guerra o descubriendo una vacuna que salve miles de vidas en lugar de derrotando ejércitos invencibles.

En ocasiones los héroes son a su vez víctimas, como Blas de Lezo y no reciben el reconocimiento que merecen por sus hazañas. Blas de Lezo fue un marino español que entró en batalla por primera vez siendo un grumete de quince años allá por 1704. Un corajudo hombre de mar que con veinticinco años era tuerto, cojo y manco a causa de los combates.

Le llamaban «Mediohombre», pero el almirante Blas de Lezo era más que un hombre entero. A pesar de su invalidez, nuestro astuto, bravo e inteligente héroe continuó con su carrera naval que culminó con la defensa y victoria en Cartagena de Indias hasta que murió en 1741. Han tenido que pasar muchos años para que se honrase la memoria de Lezo. Las últimas muestras de reconocimiento que ha recibido: una exposición en el museo naval de Madrid, una estatua y en breve podremos ver una película.

Los tiempos cambian y los héroes también. En la sociedad actual a diferencia del titán mitológico, literario o de ficción, el héroe a menudo es el hombre corriente y su «proeza» se fundamenta en el intento de liberar a sus semejantes de las ataduras sociales y de los miedos que les bloquean para que se realicen como individuos libres (We can be us, just for one day) . John Keating, el profesor interpretado por el actor Robin Williams en la película El Club de los poetas muertos lo sabía. La poesía fue la espada con la que abrió el camino a sus pupilos para que pensaran libremente y aprendieran a expresar sus emociones a través del carpe diem pero sin perder la razón.

El sistema necesita de «rebeldes» que despierten conciencias y que gracias a su valentía y a su conocimiento  hagan del mundo un lugar pacífico y libre.

Reivindiquemos al Auténtico.

 

Syllabus is the young Spanish school for the people who  Spanish

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *