La pirueta semántica del relator

Imagen: «Las alas del deseo». Wim Wenders.

Los españoles somos afortunados. Tenemos un Gobierno que se preocupa por mejorar nuestro léxico, o al menos debería decir que nos incita a preocuparnos por él, para que podamos hablar con propiedad.

También podría haber sido menos protocolario y empezar con un «no hay mal que por bien no venga» o un «no te acostarás sin aprender una palabra nueva»… y es que con nuestros dirigentes políticos actuales estamos aprendiendo mucho -lingüísticamente, se me entienda-  no lo digo por el fondo pedagógico de su discurso ni por el impulso cualitativo que inyecta en la educación, sino por como avivan la curiosidad del ciudadano animándole a abrir el diccionario.

¿Se tratará de un sistema de aprendizaje subliminal?

Alguno se habrá dado cuenta ya de por dónde voy, voy al grano. La última perla cultivada en el laboratorio de marketing político actual es el término relator.

Aunque tiene 200 años de edad, relator es tendencia: 40 millones de entradas en Google, 30 millones más que mediador. Es lógico, relator es amable, anima al diálogo, a la comunicación interesante y al buen entendimiento, mientras que mediador tiene un aroma a solución de conflicto, no sé, da peor rollito.

El Gobierno de todo el mapa de España nos ha obsequiado con esta palabra que cual mantra ha estado repitiendo durante los últimos 10 días, pero, ¿qué es un relator? Relator es el que relata, el que cuenta o transmite algo. Alguien que comunica una noticia o historia.

Para la RAE un relator o relatora es:

Relator, ra

Del lat. relātor, -ōris.

1. adj. Que relata (‖ refiere un hecho). U. t. c. s.

2. m. y f. Persona que en un congreso o asamblea hace relación de los asuntos tratados, así como de las deliberaciones y acuerdos correspondientes.

3. m. y f. En los tribunales superiores, letrado cuyo oficio es hacer relación de los autos o expedientes.

4. m. y f. Arg. y Ur. En la radio, persona que tiene a su cargo la narración de un espectáculo, generalmente deportivo.

5. m. desus. refrendario.

Relator se ha convertido en la palabra del mes, no por su significado intrínseco, sino por querer ser lo que no es, un eufemismo para no utilizar la palabra mediador. De la figura del relator, se hace aquí una pirueta circense de camuflaje semántico en un asunto territorial mucho más complejo, una partida de póquer en la que todos farolean, pero eso ya es «harina de otro costal», de innecesario interés en un blog de cultura española.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *