La gamificación, mucho más que matar marcianitos.

gamificación

.

Mi nombre es María Navarro, tengo 24 años y vivo en un pueblo llamado Novelda, en la provincia de Alicante, España.  Soy maestra de Educación Primaria (mi vocación) y en un par de meses también seré profesora de español. Actualmente estoy realizando prácticas en Syllabus con alumnos europeos de niveles A1-A2.

Cuando terminé la carrera y empecé a trabajar me pregunté, ¿Cómo me hubiera gustado que mis profesores me hubieran enseñado? Empecé a indagar y encontré la palabra mágica: gamificación. Desde entonces no he dejado de investigarlo, he ido a varios cursos y es el tema central de mi tesis de máster. El asunto es de lo más interesante, entre otras cosas porque muchas personas creen que gamificar es simplemente jugar en el aula como si estuvieras divirtiéndote con un videojuego, pero no es así. ¿Quieres saber más sobre gamificación? ¡Estás en el artículo adecuado!

.

¿Es gamificar divertirse con un videojuego?

Son pocas las personas que realmente conocen el significado de la palabra gamificación, ya que, la gran mayoría piensa que gamificar consiste en matar marcianitos, superar los niveles de un videojuego o estar jugando durante toda la clase sin que haya un aprendizaje (siento si pensabas encontrarte con el último éxito de la PlayStation).

Así pues, debemos preguntarnos, ¿Qué es gamificar? Es el empleo de mecánicas y el pensamiento de un juego, utilizándolo en situaciones de aprendizaje (no lúdicas) para lograr un objetivo. Trata de conseguir que contenidos que suelen ser aburridos de aprender se conviertan en algo divertido y dinámico. 

 

¿Qué tiene de bueno gamificar?

La educación está en constante cambio, y, con la incorporación de las tecnologías en el ámbito educativo, proporcionan una gran variedad de recursos con los que trabajar y captar el interés del alumnado. Por esta razón, la gamificación motiva a los discentes, implicándose en la tarea hasta el punto de que no consideren que lo que están haciendo es un trabajo costoso. Además, los resultados de aprendizaje suelen ser positivos, ya que el alumnado puede trabajar en equipos, unos equipos contra otros, por parejas, etc. 

Se les plantea un problema a través de un elemento motivador (un videojuego, serie, película…) el cual tienen que solucionar superando una serie de retos mediante ejercicios o actividades, ellos a su vez van consiguiendo recompensas.

¿Qué riesgos presenta la gamificación?

El principal riesgo es que los alumnos solo se diviertan, es decir, que no haya un aprendizaje, y sin este, la gamificación no tendría sentido. También puede ocurrir que el tema elegido no sea lo suficientemente motivador para el alumnado, provocando desinterés.

Aunque la competición es un elemento estimulante, hay que llevarlo bien en el aula, sabiendo que el ambiente tiene que ser positivo, y a aquellos estudiantes que estén lejos de los primeros puestos en la tabla de clasificación, concienciarles de que con esfuerzo y dedicación pueden ir subiendo posiciones, por lo que no tienen que rendirse.

.

Desde mi experiencia     

El camino de la educación es largo, así que, ¿por qué no lo hacemos divertido? Como maestra de Educación Primaria y futura profesora de Español, el aprendizaje a través de la gamificación es un proceso que requiere dedicación, trabajo y constancia. Por ejemplo, sabemos de sobra lo rápido que evoluciona la tecnología y todas sus implicaciones, sobre todo la que concierne al mundo del entretenimiento. Por eso los docentes debemos estar al tanto de las novedades para poder aplicarlas con éxito en el aula.

Mi última experiencia ha sido con niños de 6 a 12 años. Desarrollé una unidad didáctica en el aula de forma gamificada para la asignatura de Lengua Castellana. Me basé en la serie de Netflix Stranger Things. La unidad comienza con un tráiler en el que se mostraba «el problema» que los chicos debían solucionar. Tenían que salvar en 2 semanas la ciudad de Alicante del Demogorgon (los que habéis visto la serie sabéis a lo que me refiero). Mis alumnos se mostraron en todo momento participativos, ayudándose los unos a los otros en un ambiente de competitividad sana para seguir ganando más recompensas. Además todos ellos alcanzaron los objetivos establecidos sin tener que memorizar los contenidos, de manera práctica y motivadora. Me alegré de que todo el trabajo hubiese merecido la pena.

Hagamos que nuestros alumnos mantengan esa ilusión por aprender mientras se divierten. ¿Gamificamos?

.

Syllabus is the young Spanish school for the people who Spanish

A gastro-linguistic experience in the north of Spain with Erasmus+

English/ Spanish

PRESENTATION

When we talk about Spain we can’t help thinking about the sea and the sun, the gentle character of its people, its fiestas and popular traditions, its territorial contrasts and of course our language and rich gastronomy.

For that reason at Syllabus and through Erasmus+, we want to share an experience that  joins the best of our gastronomy and culture with a complete linguistic program for all those interested, either by professional or academic issues, in improving the nuances of their Spanish in Santander, Spain.

Our proposal consolidates the improvement of Spanish language and its culture with the discovering and tasting of Spanish cuisine in an authentic, varied and participatory way thanks to a conceptual program in which subjects are related to one another.

Puto se reinventa ahora como prefijo intensificador y la RAE lo putoaprueba.

RAE
Putodicho
Puto como prefijo intensificador
Ahora Darth Vader ya puede presumir de ser el «putoamo».

La RAE lo ha vuelto a hacer. Ojo avizor y oído alerta de todo lo que se dice, ha sorprendido a los hispanohablantes al aprobar (de puntillas y siempre dentro del lenguaje coloquial) el uso de «puto» como prefijo intensificador positivo.

En los últimos meses la palabra puto ha mutado. Hasta hace poco utilizábamos el vocablo como adjetivo o sustantivo soez, «eres un puto desastre» o en su versión femenina «cállate de una puta vez», o no tan soez si mantenemos que un taco bien colocado da brillantez, gracia y expresividad al lenguaje, el caso es que la grosería ha evolucionado en boca del lenguaje juvenil y campa veloz en los dominios de Twitter e Instagram ahora como adverbio intensificador.  

La paella que vino de Marte

20190114_183354-01

Ser soltero tiene muchas ventajas pero también algún que otro inconveniente. Debes saber hacer de todo un poco si no quieres vivir como nuestros antepasados en Altamira. En su día, y en un intento de escapar de la comida pre-cocinada y del jolgorio de la sección «grasisaturada» (se ruegan disculpas por la ausencia de tecnicismos), decidí apuntarme a un curso de cocina. El primer día de clase la profesora nos dijo: «Para cocinar con una Thermomix, no hace falta saber cocinar, solo hace falta saber leer», -menos mal, pensé, eso lo sé hacer-.

La RAE, «sin muchas diferencias» y a punto de publicar su informe sobre el lenguaje no sexista.

Desde 1713 es el lema de la RAE (Real Academia Española).

 

El pasado mes de julio os hablamos de la petición que el gobierno hizo a la Real Academia Española de la Lengua para que revisase el lenguaje de la Constitución, supuéstamente no inclusivo y por tanto machista.

Pues bien, ya tenemos la respuesta:

 

Sin muchas diferencias
«Es como si pidieran ahora a la RAE informar sobre el singular y el plural o el pasado, el presente y el futuro».

Según el académico Pedro Álvarez de Miranda, el informe sobre «el buen uso del lenguaje inclusivo» en la Constitución española que el gobierno encargó a la RAE está terminado y añade además que es «razonado y razonable» y «sin muchas diferencias» si lo comparamos con el informe que la institución elaboró en 2012.

Ya Darío Villanueva, director de la Academia, nos adelantó hace unos meses que en la conclusión final del informe «no habrá sorpresas» y Álvarez de Miranda ha señalado que «lo que se dice es lo que la institución y muchos académicos venimos diciendo hace tiempo sobre este tema», y con ironía añade «Es como si pidieran ahora a la RAE informar sobre el singular y el plural o el pasado, el presente y el futuro. ¿Se va a decir algo distinto de las gramáticas?».

Esa tilde, no la pierdas de vista.

www.syllabus.es

 

Por Saima Paloranta.

Lo prometido es deuda. Hace unos días os hablé de las palabras tritónicas y ahora, para «cerrar el círculo», vamos a revisar el uso de la tilde o las tildes. La tilde en español es esa rayita vertical (´) que se coloca sobre algunas vocales que reciben la carga tónica cuando cumplen una serie de reglas. No debemos confundir tilde con acento (en todo caso lo llamaríamos acento gráfico u ortográfico). Casi todas las palabras están acentuadas (excepto las átonas) pero solo unas pocas llevan tilde. Por ejemplo «tabla» está acentuada en la primera sílaba pero no lleva tilde.

Dicho de otra forma, casi todas las palabras tienen acento pero no todas las palabras llevan tilde.

Práctico, practico, practicó. Mucho ojo con las palabras tritónicas, la pesadilla de las tildes

palabras tritónicas

 

En el post de hoy Saima Paloranta, nuestra profesora de español en prácticas, nos explica qué son las palabras tritónicas. Seguro que las tienes identificadas pero no sabías que se llamaban así ¿verdad? Hoy nos toca ser un poco… «inspectores».

Aprender un nuevo idioma siempre significa enfrentarse con algún tipo de desafío. Muchos estudiantes de español probablemente saben de qué habla el pianista James Rhodes cuando se desespera con las tritónicas. En el caso del español como lengua extranjera, pueden ser las tildes (eso os lo cuento en el próximo artículo) las que vuelvan locos a los estudiantes. Que no cunda el pánico, ¡ahí os va un salvavidas!

Se llaman palabras tritónicas las palabras que se escriben igual pero según su acentuación, cambia el significado de la palabra.