En busca de la privacidad perdida.

roy-lichtenstein

 

 

Article in Spanish / English.

 

Esta semana nos acompaña en nuestro blog Nadia K. C., nuestra chica de confianza en Barcelona. Nadia cuestiona lo que todos ya sabemos en relación a las redes sociales a la vez que especula con la creación de un lenguaje propio como ocurría en la antigüedad: un código solo para los seres cercanos incapaz de ser descifrado por personas ajenas a nuestro círculo.

 

Nunca antes había sido tan fácil la comunicación con los demás, incluso con gente al otro lado del mundo. En las últimas décadas la tecnología se ha convertido en algo accesible para todos en todas partes. Las personas se comunican a través de distintas formas y métodos; las redes sociales por ejemplo, son parte de la rutina diaria para la mayoría de la gente.

Sin embargo, no todo lo que brilla es oro, o dicho de otra manera, no todo lo que parece positivo lo es. Por ejemplo, cuanta más información compartimos con los demás -con el mundo me refiero-, menos privadas se vuelven nuestras vidas. Es cierto que podemos poner nuestras plataformas sociales en modo privado y compartir nuestra información solo con nuestros “Amigos” o seguidores, ¡nuestros 5000 “amigos” de todo el mundo! Cuantos más amigos o seguidores tenemos más “populares” e “importantes” nos sentimos; ¿pero de verdad necesitamos compartir nuestras fotos, “me gusta” y “no me gusta”, ideología, creencias y opiniones con los demás? ¿Realmente les conocemos?  ¿su pasado?, o ¿quiénes son ellos de verdad? ¿Podemos confiar en ellos? ¿Y si estos amigos fueran “falsos amigos”?, o peor aún, ¿confiamos en que la información que compartimos no trasciende más allá de la gente con la que hablamos? Y qué pasa si hay alguien detrás de todo este escenario leyendo nuestros mensajes, viendo nuestras fotos, escuchando nuestras conversaciones telefónicas o incluso siguiéndonos y viendo donde estamos exáctamente?

Recuerdo una película que vi hace muchos años llamada Enemigo Público, trataba de como el gobierno de USA tenía las herramientas tecnológicas para controlar a los ciudadanos, investigando todo lo que hacían, donde y como. Recuerdo que por aquella época era casi ciencia ficción… pero hoy día, por desgracia es todo lo contrario, lo que sería ciencia ficción de verdad es que nuestras vidas fueran 100% privadas.

¿Qué podemos hacer entonces para mantener nuestra privacidad, para mantener nuestras vidas y secretos para nosotros y los nuestros? Podemos empezar a eliminar todo nuestro contenido social, ¿un poco radical, no? o podemos desarrollar una forma de comunicarnos utilizando nuestro propio lenguaje, codificando y decodificando, suena duro y complicado pero no lo es tanto. Nuestros antepasados lo hicieron hace millones de años y ni siquiera tenían internet para buscar información, significados y demás cosas; ¿Por qué no podemos hacer lo mismo? ¿Por qué no inventar nuestro propio idioma para compartir nuestras cosas con amigos y familiares? De esta manera si hay gente mirando o escuchando, rastreando o pirateando estaremos a salvo de que solo los “nuestros” capten el mensaje…

Inventar un idioma puede ser duro (hablo con conocimiento de causa) pero si te da pereza “tirarte a la piscina”, puedes adaptar el tuyo a los que ya existen. Los Emoji y los símbolos, cada vez mas personalizados entre sus usuarios, tienen su toque criptoarqueológico -esto gustará a los fans de Indiana Jones adictos a Whatsapp- y son un ejemplo de cómo enviar mensajes sin hablar. Sé que puede ser un poco desesperante, pero si consigues descifrar el mensaje sin perder los nervios, enhorabuena, estás empezando a usar tu propio idioma. Pero no hay que llevarlo al extremo, ayer sin ir más lejos, una de mis antiguas alumnas me escribió un mensaje con muchos Emoji que no substituían palabras, ¡a continuación de ellas! Pensé, ¿Qué sentido tiene esto? Escribir una palabra con su símbolo a continuación a modo de traducción… ¿Para asegurar su comprensión? ¿Para hacerlo divertido? Tal vez sea la necesidad inconsciente de crear un nuevo código de lenguaje en un intento desesperado por compartir información solo con personas elegidas huyendo de ojos y oídos no deseados.

Así que la próxima vez que subas una foto, escribas un comentario en algún sitio, publiques un artículo en un blog, envíes un mensaje o hables por el móbil, piensa dos veces lo que escribes, quien lo puede ver, leer o escuchar tus conversaciones personales, tu gente o perfectos desconocidos intentando descifrar tu personalidad… o puedes también inventar tu propio lenguaje, pero asegúrate entonces de que lo compartes con tu gente, tus verdaderos amigos, ¡no tus 5000 “falsos amigos” o seguidores!

Continuará…

 

También te puede interesar el artículo Inventemos un Idioma.

 

Privacy, a lost word.

Never before was it so easy to communicate with other people, even from the other side of the world. In the last decades, technology has become available to everybody everywhere. People can communicate with each other using many different ways and methods, for instance, social media has become a daily routine activity that the majority of people use.

However, all that glitters is not gold, in other words, not everything that looks positive turns out to be so. For instance, the more information we share with others -with the world in this case-, the less private our lives are becoming. It’s true that in social media sites we can switch to private mode and share information only with our “Friends” or followers, our 5000 “friends” from all over the world! The more friends or followers we have, the more “popular” and “important” we feel; but do we really need to share our photos, “likes” and “dislikes”, ideologies, beliefs, opinions with all these people? Do we really know them? Their background, who they really are? Can we really trust them? And what if these friends are actually “false friends”?, and even worse, do we really trust that the information we’re sharing reaches only the people we are chatting to? And what if there are some people behind the stage reading our posts, looking at our photos, listening to our phone conversations and even tracking us and seeing where we are exactly?

I remember a movie I saw many years ago called Enemy of the State, it was about how the government of the USA had the technological tools to control citizens, investigating everything they do, where, what and how they do it. I remember that at that time it was a kind of science fiction… nowadays, it’s the other way around unfortunately, it would be a real science fiction if we can keep our lives private 100%.

So what can we do to keep our privacy? To keep our secrets and lives just to us and the people important to us? We can start by deleting all our accounts of social media, sounds a bit rad, doesn’t it? Or, we can develop a way to communicate using our own language, coding and decoding, sounds hard and difficult, but it isn’t really. Our ancestors did it millions of years ago, they didn’t even have internet to check information, meaning and everything else; so why can’t we do the same? Why can’t we invent our own language so that we can share our stuff only with our friends and family? This way, even if there are viewers or listeners, hackers or trackers, we are sure that our message is understood only by “our” people…

Inventing a new language can be a hard work (I know what I’m talking about), so if you feel so lazy to “jump into the pool”, you can just adapt to the already existing ones. Emoji and symbols, which are getting more and more personalized among their  users -have a cryptoarchaeological touch that will delight Indiana Jones’ fans addicted to Whatsapp- these are examples of how to send messages without saying a word. I know it can be a bit frustrating but if you know how to decipher the message without losing your temper, congrats, you’re starting to use your own language! However, don’t take it to the extreme, just yesterday, one of my former students sent me a weird message, she used a lot of Emoji, but not instead of the words, next to them! I thought, where’s the sense in this? Writing a word and putting its symbol just next to it as a kind of translation. Is it aimed to double check the meaning? To give it a bit of sense of humour? Or is it her unconscious need to create a new coded language in a desperate attempt to share info only with people she wants to and keep away the unwanted eyes and ears.

So next time before you upload a photo, write a comment somewhere, post an article in a blog, send a message or use your mobile phone to talk, think twice what you’re writing, who can be seeing it, reading it or listening to your personal conversations, your people or complete strangers trying to decipher your personality…or, you can just invent your own language, but then, make sure you share it only with your people, your real friends, not your 5000 “false friends” or followers!

To be continued…

 

You may be also interested in the article Inventemos un Idioma.

 

Syllabus is the young Spanish school for the people who ♥ Spanish

Sin perder el ritmo.

20170822_193213_20170822200403580-01

 

Unos niños corren asilvestrados por la calle. Corren inquietantemente salvajes con sus caretas, conscientes de su poder y coordinados en una euforia arrolladora. Eso es lo que vemos en el vídeo del grupo británico Kaiser Chiefs cantando Never miss a beat.

What did you learn today?
I learnt nothing
What did you do today?
I did nothing
What did you learn at school?
I didn’t go
Why didn’t you go to school?
I don’t know

It’s cool to know nothing
It’s cool to know nothing

 

¿Por qué hicieron un video de unos chavales que quieren causar el pánico entre los vecinos? Esa es la cuestión, no fue eso lo que hicieron.

Las imágenes están ahí y nosotros, los observadores, debemos sacar conclusiones. ¿Gamberros ociosos disfrazados?, demasiado obvio. Tampoco parece tener tintes políticos. ¿Las consecuencias del absentismo escolar?, eso ya lo dice la letra. Buceemos un poco más.

Hay algo que sabemos, los niños juegan y experimentan, no se aburren. Aprenden unos de otros muy rápido. Jean Piaget (psicólogo y pedagogo suizo de renombre internacional) decía que “la infancia es la fase creadora por excelencia”. Piaget  a diferencia de los psicólogos que le precedieron, nos descubrió un niño mucho más creador, constructivo y original, que posee teorías sobre la realidad. El denominador común de su obra es que la vida es una creación continua de formas que nos enriquecen constantemente logrando que nuestra inteligencia evolucione. Según el profesor, cuanto más interactúe el niño con el medio que le rodea, más se desarrollará intelectualmente.

A partir de esto y volviendo a la declaración de principios indie de los Kaiser Chiefs, es fácil descifrar el significado de la canción: retrata lo importantes que son los jóvenes, su potencial intelectual, emocional y creativo. Nos recuerda que no debemos infravalorar sus capacidades, más allá de las notas del colegio y de lo socialmente establecido.

Sin perder el ritmo, sin perder el pulso, impulsando nuestras mejores cualidades dejando que fluyan de forma constructiva -el tono de motivador televisivo me ha salido sin querer-, ¿cuántos profesores hacen eso con sus alumnos? Los buenos sistemas educativos, fijémonos en Finlandia, ponen el foco en la creatividad del alumno y en la excelencia del profesorado.

Aunque no lo veamos, ellos, los niños, no pierden el ritmo. Nosotros tal vez sí.

 

También te puede interesar este artículo: La educación para alcanzar la libertad.

 

Syllabus is the young Spanish school for the people who ♥ Spanish

Una tarde con aroma a libros viejos.

 

Article in Spanish/ English.

Llevamos un mes de verano y Santander está en flor. A punto de comenzar están las fiestas, los conciertos y las casetas de pinchos. Las calles rebosan actividad, turistas, vida playera y desenfado veraniego a chorro libre. Tal vez sea por eso que nos haya invadido la nostalgia y hayamos retrocedido de un brinco hasta el otoño para reencontrarnos con una amiga, Carmen Alonso, especialista en arte y literatura del siglo XX y dueña de una librería imprescindible. Si te gustan los libros viejos, este es tu sitio.

Es una tarde otoñal y paseo por el centro de Santander. Casi sin darme cuenta desemboco en la calle Cisneros, no muy lejos del ayuntamiento, donde un fogonazo naranja se apodera de mi atención y me atrae hacia él. Sonriendo, Carmen Alonso me abre la puerta y me invita a entrar. Estoy en su librería, homónima, una librería de viejo.

Desde el hall atravesamos el patio abarrotado de plantas, libros y grabados para descubrir al fondo una sala que te atrapa de golpe: tiene arte, auténticas reliquias, tesoros vintage, muebles antiguos, montañas de libros que se agolpan por el suelo, paredes y estanterías, y el hechizo especial de un olor que te hace pensar en la cantidad de historias ocultas dentro de todas esas páginas amarillentas y de sus antiguos dueños…

 

 

Lo viejo y lo nuevo se dan la mano en un lugar mágico y atemporal, porque por las buenas historias no pasa el tiempo.

Al preguntar a Carmen quien es su lector y por qué me contesta:

“Los clientes no pueden ser más variados en edad, sexo, intereses y poder adquisitivo. La librería no es sólo para lectores de novelas, es también para gente que busca libros de cocina, de relojes, de arte o simplemente que espera encontrarse de nuevo con ese libro que prestó, o que tuvo de pequeño. Hay muchos que vienen también porque quieren contarte algo de su biblioteca. En fin, todos vienen buscando algún tipo de magia y que, espero, encuentran”.

 

AN EVENING WITH A SCENT OF OLD BOOKS.

Walking around the centre of Santander on an Autumn evening, I drift into Cisneros Street, not very far from the town hall. An orange glow catches my eye and draws me to it. Smiling, Carmen Alonso opens the door and invites me in. I am in her antique bookshop, which she shares a name with.

From the lobby we cross the plant, book and painting ridden patio to discover a chamber that grabs you from the start: it has art, genuine art relics, vintage treasures, antique furniture and mountains of books flood the floor, walls and shelves and the special charm of a scent that makes you think of the amount of hidden stories inside all those aged pages, and their prior owners…

The old and the new coexist in a magical and timeless place, because time does not wear good stories.

When I ask Carmen about her readers, she replies:

“The customers can vary significantly in age, gender, interests and wealth. The bookshop is not only for novel readers, it is also a place for people who look for books on cuisine, watches, art, or simply long to reunite with that lent book, or the one they had as a child. Many of them just come to talk about their own collections. In the end, all of them come searching some kind of magic and, I sincerely hope they find it”.

 

Syllabus is the young Spanish school for the people who  Spanish

¿AMOR O PASIÓN? 7 SENCILLOS TRUCOS PARA CONVERTIRTE EN EL AMANTE IDEAL.

yoann-boyer-165608

 

Ahora que he conseguido llamar tu atención, querido lector, ahora que estás en mis manos, voy a poner todo mi empeño para ilustrarte sobre un tema por el que realmente siento pasión: el pseudo feminismo en la Galicia rural y profunda del siglo XIX.

Es una broma. Esto es un experimento y nosotros los cobayas-protagonistas.

Si has leído hasta aquí, no era tan mala idea. Gracias.

Hay 3 palabras que nos producen altas dosis de jolgorio neuronal y que todo buen community manager  y captador de audiencias administra con maestría para vendernos un juego de sartenes o un fin de semana en la costa levantina. ¿Te las imaginas no?

tomates-1-03

Y nosotros caemos. En eso no nos hemos diferenciado demasiado de nuestros parientes lejanos neandertales o de un estómago hambriento frente a un McDonald’s.

¡Ah!, que no te engañen, nada es gratis.

Este no es el discurso conspiratorio en el que una entidad oscura y maliciosa anula la voluntad del pobre internauta, vía portátil, para poder vaciar su cuenta bancaria. No es ese tremendismo exáctamente al que quiero llegar. Es peor.

 

La clave está en nosotros.

¿Cuáles son las motivaciones culturales que mueven al ciudadano medio? Si como dicen los nutricionistas, “somos lo que comemos”, ¿seremos también lo que vemos, y lo que buscamos?

La calidad de nuestras búsquedas en Google, el qué y cuánto leemos e interés general por aprender determinan nuestra dieta intelectual.

¿Cómo te va a ti?

 

Nuestro comportamiento como internautas deja un rastro que como un boomerang vuelve en forma de publicidad con más de lo mismo. Hasta ahí normal, técnicas de la sociedad de consumo, también en el lejano oeste se divisaban vallas de publicidad desde el ferrocarril. Lo que debe preocuparnos son nuestras elecciones (sabiendo además que podemos elegir lo que queramos), esto es más importante que una mera cuestión de amor propio, ya que el fomento de la contagiosa ignorancia y la “automediocridad”  te convierte en prisionero. Tu propio prisionero, además,  no dudes de que a alguien le va a venir muy bien.

Entre una ética telebasuril, un buenrrollismo a ultranza o según quien, un catastrofismo apocalíptico anda el juego. El último responsable es uno mismo. No hay excusas. Sólo tú decides si quieres acorralar tus neuronas contra las cuerdas de un reality o si quieres leer a Cervantes.

No quiero entrar en el tópico fácil, pero lo que te gastas en una consola de videojuegos lo puedes invertir también en 3 docenas de libros en una librería de viejo.

¿Te has preguntado por qué tantos artículos en blogs y periódicos online (de gran prestigio algunos) tienen títulos similares?: “9 consejos para conquistar a la mujer de tus sueños” o “como hacerte millonario sin salir de casa y sin trabajar siguiendo estas 7 pautas”, los de carácter idiomático me hacen pensar en la lámpara de Aladino,  “Las 12 claves para dominar el español a la perfección en tres semanas”, éste último existe y desde aquí damos fe de que tal promesa es imposible que se cumpla.

La comida rápida de cuando en cuando está bien, pero no la conviertas en tu dieta. Esta podría ser la moraleja.

 

Una cuestión de pasión.

“No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario” Walt Whitman.

A lo mejor lo que ocurre es que nos hemos acostumbrado a lo fácil, a que nos lo sirvan todo preparado. Hace mucho ya que no salimos a cazar mamuts pero eso no quiere decir que haya que poner el cerebro en “modo de espera”. La cultura de la satisfacción inmediata y de las píldoras mágicas es directamente opuesta al desafío, la lucha y la búsqueda de la emoción que nos lleva al riesgo y nos recompensa con el éxito.  Eso es pasión.

Esa clase de pasión auténtica y primitiva no la vas a encontrar dentro de tu teléfono. Se alcanza arrojándose dentro de lo desconocido, fuera de la zona de confort exponiéndose ante lo insólito sin un salvavidas. Traigamos de vuelta ese sentimiento exagerado que nos colma de felicidad.

Pero la realidad es que todos formamos parte de este circo de estímulos edulcorados instantáneos. Queremos respuestas y soluciones. Emociones rápidas, y si no piensa, ¿hubieras leído este artículo si se hubiera titulado La Sociedad al Borde del Descerebre Mediático? Ni de coña.

 

Si te ha gustado lo que has leído, te interesará también el artículo La educación para alcanzar la libertad.

 

Syllabus is the young Spanish school for the people who  Spanish

Las Sinsombrero. Aquella constelación apagada.


Las Sinsombrero

 

Sombrero (RAE):

De sombra y -ero.

  1. m. Prenda para cubrir la cabeza, que consta de copa y ala.
  2. m. Prenda de adorno usada por las mujeres para cubrirse la cabeza.

 

Una generación completa a medias.

En España 1927 fue un año con nombre de generación. Al final de la década de 1920, surgió un grupo de intelectuales y artistas de vanguardia que cambió para siempre el panorama cultural español: Rafael Alberti, Federico García Lorca, Luis Buñuel, Salvador Dalí, Luis Cernuda, Gerardo Diego o Vicente Aleixandre son algunos de los miembros más destacados de ésta élite. La Generación del 27 supuso la cúspide creativa literaria durante la primera mitad del siglo XX.

A la mayoría de vosotros no os sonarán nombres como Josefina de la Torre, Maruja Mallo, María Teresa León o Marga Gil Roësset entre otras. No os suenan por el hecho de ser mujeres, a pesar de haber dejado tras de sí una obra como mínimo del mismo nivel que la sus compañeros de generación. Ellas, las mujeres de la Generación del 27, eran una constelación de escritoras, escultoras, actrices, poetas, articulistas, cantantes, traductoras, pintoras, compositoras e ilustradoras que no obtuvieron el mismo reconocimiento que sus colegas varones, con los que además compartían amistad e inquietudes artísticas.

 

Imagen de previsualización de YouTube
¿Por qué Sinsombrero?

Reza el dicho que “donde no hay cabeza, no hace falta sombrero”. La anécdota contada a continuación le da una vuelta al dicho. A veces para mostrar lo que hay en la cabeza, es mejor ir sin sombrero.

Para una mujer de los años 20, quitarse el sombrero en público era un acto de rebeldía; una muestra de transgresión que en el caso de nuestras protagonistas era una forma de querer airear y dejar que floreciera lo que aguardaba dentro de sus cabezas, metafóricamente hablando.

La pintora Maruja Mallo lo recuerda así: “Un día se nos ocurrió a Federico, a Dalí, a Margarita Manso y a mí quitarnos el sombrero porque decíamos que parecía que estábamos congestionando las ideas y, atravesando la Puerta del Sol, nos apedrearon llamándonos de todo”.

El simple gesto de quitarse el sombrero como reclamo de un pensamiento nuevo y libre mientras paseaban “sinsombrero” por la Puerta del Sol, dio nombre al conjunto. Sin quererlo generaron una estrategia de marketing valiente y rompedora como ellas mismas, que a nadie se le escapa de la cabeza.

España, los años 20.

Para poder comprender y empatizar con esta agrupación de mentes creativas es indispensable conocer la sociedad de la época: La España gobernada por Primo de Rivera no era precisamente la quintaesencia de la modernidad. La desigualdad entre sexos era lo estándar en una ciudadanía con fuerte arraigo paternalista. Esta realidad impulsó la aparición de movimientos feministas y sufragistas por parte de todas aquellas que demandaban una igualdad frente al hombre a la vez que eran conscientes de sus capacidades intelectuales, creativas y profesionales, y no solamente demostrando su valía como madres, hijas o esposas.

Ellas.

Syllabus Sinsombrero

 

“Eres misteriosa. Te amo. Eres hermosa, inteligente y virtuosa, y esa es la combinación más extraña que existe”. Scott Fitzgerald, (1896-1940).

Oficialmente se habla de ocho mujeres, aunque fueron más. Ocho amazonas de la cultura, ocho señoritas vanguardistas autodidactas y transgresoras que vivieron haciendo lo que creían que tenían que hacer y lo que les apetecía también.

Teniendo en cuenta la realidad sociopolítica y las restricciones propias de los años 20 y 30, es para “quitarse el sombrero”.

Viajaban, fumaban, asistían a tertulias con la aristocracia intelectual del momento, iban a la moda en el sentido más amplio de la palabra, escribían, esculpían, actuaban… pensaban en alto. Los ecos del Jazz age atravesaron el atlántico y llegaron hasta los humeantes cafés de la bohemia madrileña (imposible no mencionar el Café Gijón), lugares de unión y efusividad literaria, epicentros artísticos donde ellas no faltaron.

Imprescindible para conocer la efervescencia feminista de finales de los 20 fue el Lyceum Club Femenino, donde la aristocracia intelectual femenina expandía sus ideas y peleaba por sus derechos.

 

Lyceum Club Femenino

Algunas Sinsombrero en el Lyceum Club Femenino.

 

Conozcámoslas un poco mejor.

 

Marga Gil Roësset (Madrid 1908 – Madrid 1932).

Provenía de una familia acomodada, lo que le facilitó el acceso desde pequeña a un nivel cultural literario muy superior a la media de aquella época. El fruto de esta educación fue una niña con un talento extraordinario. A los 12 años escribió, editó e ilustró el cuento “El niño de Oro”, aunque siempre será recordada como escultora.

Un alma autodidacta, estoica, privilegiada y un poco underground. Vivió enamorada de Juan Ramón Jiménez, casado por entonces con Zenobia Camprubí al que dedicó estas líneas:

“… Qué sé yo por qué te quiero tanto … vamos … sí sé … comprendo muy bien que se quiera así … pero … querría no quererte tanto … aunque mi única razón de ser … es esa… y también mi única razón de no ser … . En amor … no cabe una intervención razonada… quieres o no quieres”.

Destruyó casi toda su obra y se suicidó a los 24 años convencida de que había fracasado como escultora.

Se cree que Antoine de Saint-Exupéry conoció sus dibujos y que le inspiraron para escribir El Principito.

∞∞∞

 

Josefina de la Torre (Las Palmas de Gran Canaria 1907 – Madrid 2002).

Tenía un aire a Clara Bow, la actriz que en 1927 tocó las estrellas de Hollywood con “It“.

Josefina fue uno de los exponentes de modernidad de su generación, más conocida como actriz que como poeta aunque dentro de su personalidad arrolladora había espacio para varias formas de expresión vanguardista: a los 20 años escribió su primer libro de poemas, Versos y estampas, con  prólogo de Pedro Salinas; en los años 30 realizaba los doblajes en español de Marlene Dietrich para la Paramount, pero no se quedó ahí, también fue guionista, compositora y ayudante de dirección.

 

Josefina de la Torre

∞∞∞

 

Maruja Mallo (Lugo 1902 – Madrid 1995).

Recordamos a la Sinsombrero Maruja Mallo maquillada con profusión, como una guerrera desafiante armada con paleta y pinceles, europea y moderna donde las hubiera.

Fue una pintora surrealista de fuertes convicciones anticlericales y republicanas. Como muchos de sus artistas contemporáneos, obtuvo mayor reconocimiento a nivel internacional que dentro de nuestro territorio (llegó a exponer con éxito en Nueva York). Fue una mujer estrafalaria, rompedora, con un talento y talante indomablemente creativo; poseedora de una cosmovisión solo propia de los grandes surrealistas.

La categoría artística de la Mallo era indudable y eso no era empresa fácil para los críticos, que a pesar de exaltar su obra y por el hecho de ser mujer, a menudo la masculinizaban en un intento de justificar su talento.

Fue cómplice y amiga de Concha Méndez, Federico García Lorca, María Zambrano, Luis Buñuel, Salvador Dalí y Rafael Alberti con quien mantuvo una apasionada relación sentimental hasta 1931.

∞∞∞

 

María Teresa León (Logroño 1903 – Madrid 1988).

Rafael Alberti dijo de ella que era “la chica más guapa de Madrid”. Ella se convirtió en la mujer de su vida y finalmente se casaron en 1932. Compartieron ideas políticas, se afiliaron al Partido Comunista y participaron activamente en la Guerra Civil española; fue entonces cuando fundaron la revista El Mono Azul. Vivieron exiliados en un largo viaje por Sudamérica y Europa.

Más allá de su relación con Alberti, María  era una joven valiente que dejó a un lado su origen burgués para desarrollar su altura intelectual. Era una “mujer de armas tomar” en el sentido más amplio de la expresión. Cuenta la leyenda que cuando visitaba el frente durante la guerra, llevaba un revólver a la cintura que claro, nunca llegó a utilizar.

Destaca su obra “Juego Limpio” escrita durante su exilio en 1959 en la que cuenta la historia de una compañía de teatro durante la Guerra Civil. La novela que incorpora numerosos hechos vividos y personajes reales es sin duda dura y nostálgica más que política. La autobiográfica “Memoria de la Melancolía” (1970) relata sus experiencias personales y literarias durante la guerra y el exilio.

 

Con Federico García Lorca y Rafael Alberti.

∞∞∞

 

Rosa Chacel (Valladolid 1898 – Madrid 1994).

Su salto al ruedo literario se produjo cuando dió su primera conferencia “polémica” en el Ateneo de Madrid sobre “La mujer y sus posibilidades”. A partir de ahí entabla amistad con José Ortega y Gasset, Miguel de Unamuno, Ramón Gómez de la Serna, o Juan Ramón Jiménez. En 1921 empezó a colaborar en Ultra, la revista más representativa de la Vanguardia. También publicó en La Revista de Occidente los relatos “Chinina Migone”, 1928, y “Juego de las dos esquinas”, 1929 y en La Gaceta Literaria.

Durante la Guerra Civil colaboró con la prensa republicana y trabajó como enfermera. Recibió el Premio de la Crítica por “Barrio Maravillas” (1976), una de sus novelas más célebres.

Su obra es introspectiva e íntima y a pesar de haber sufrido el exilio, no es un tema recurrente en su narrativa.

∞∞∞

 

María Zambrano  (Vélez-Málaga 1904 – Madrid 1991).

“Prefiero una libertad peligrosa que una servidumbre tranquila”.

La que fuera la alumna predilecta de José Ortega y Gasset, llegó a convertirse en una filósofa internacionalmente reconocida. Transmitía su pensamiento filosófico de una manera cercana, como si el lector fuera su cómplice. El Vitalismo, movimiento filosófico al que perteneció, utiliza la filosofía como método de vida.

A principios de los años 30 fue habitual colaboradora de la Revista de Occidente, en Cruz y Raya, Los cuatro vientos y Azor.

Célebre feminista al igual que Maruja Mallo, entiende que la noche, el alma, el misterio y lo sagrado son características intrínsecas a la mujer. Considera que para alcanzar la igualdad, la mujer no debe emular al hombre, ya que esto restaría valor a “lo femenino” y libertad a las mujeres.

Aunque la Guerra Civil la encontró en La Habana, quiso volver a España -según sus propias palabras- porque la guerra estaba perdida.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

El 28 de febrero de 1985 fue nombrada Hija Predilecta de Andalucía. Fue la única Sinsombrero que recibió en España los dos máximos reconocimientos literarios: el Premio Príncipe de Asturias en 1981 y el Premio Cervantes en 1988.

∞∞∞

 

Ernestina de Champourcín  (Vitoria 1905 – Madrid 1999).

Ernestina de Champourcín dedicó su vida a la poesía. Está considerada la mejor poeta femenina de la generación del 27. De origen aristocrático, recibió una exquisita educación, culta y también religiosa aunque ella era republicana.

Champourcín fue discípula de Juan Ramón Jiménez y en toda su obra se nota la presencia de este autor, especialmente en el lenguaje metafórico. Escribió mucha poesía de amor que irradiaba una sensualidad y belleza innegable.

Soledad“.

Todos van, todos saben…
sólo yo no sé nada.

Sólo yo me he quedado
abstraída y lejana,

soñando realidades,
recogiendo distancias.

Cada pájaro sabe
qué sombra da su rama,

cada huella conoce
el pie que la señala.

No hay sendero sin pasos
ni jazmines sin tapia…

¡Sólo yo me he quedado
en la brisa enredada!

Sólo yo me he perdido
en un vuelo sin alas

por poblar soledades
que en el cielo lloraban.

Sólo yo no alcancé
lo que todos alcanzan

por mecer un lucero
a quien nadie besaba.

∞∞∞

Concha Méndez (Madrid 1898-México 1986).

Como el resto de sus compañeras de generación Concha provenía de una familia culta y adinerada. También coincide con sus colegas en su carácter independiente, pionero, viajero, luchador y atrevido. Solía veranear con su familia en San Sebastián, allí conoció a Buñuel en 1919, con él mantuvo una relación durante 5 años. Gracias a sus veraneos en el norte, se convirtió en una gran nadadora, llegando incluso a competir y a ganar premios.

Vivió en varios países, destacando Inglaterra, donde se casó con el también poeta Manuel Altolaguirre en 1931 y Argentina, país que la inspiró para escribir “Canciones de Mar y Tierra” en 1930. En este poemario se aprecia la influencia de Alberti y luce la tendencia de la época y los intereses personales de Concha: el cine, los automóviles, la moda, el jazz y los deportes. Pero son los poemas de “Sombras y Sueños” (1944), los mejores considerados por la crítica.

Eran verdes como un mar“.

Eran verdes como un mar,
con reflejos de alto cielo.
-¡Qué bien sabían mirar!-
unos ojos que recuerdo.

En la penumbra lucían
con una luz de misterio,
como dos claros abismos
abiertos a mil deseos.

Muchas horas tuve cerca
los ojos verdes aquellos,
que implorantes me miraban
¡y yo hacía por no verlos!

Y hoy que mirarlos quisiera,
están tan lejos…, ¡tan lejos!

∞∞∞

No olvidemos a las pintoras y miembros de esta generación Rosario de Velasco, Margarita Manso y Ángeles Santos.

Si te ha interesado este artículo, no deberías perderte este documental indispensable para conocer mejor a las Sinsombrero. Una constelación que debe volver a brillar.

 

Syllabus is the young Spanish school for the people who  Spanish